Press Releases 2009

Catholics for Choice Declaración sobre Honduras

Media Contact:
202 986 6093

Catholics for Choice (CFC) celebra la victoria de la mujeres hondureñas de esta semana. CFC se permite elogiar al presidente de Honduras, Manuel Zelaya, por vetar el decreto del Congreso No. 54 -2009 en el cual se hubiera podido penalizar el uso, venta o venta de la contracepción de emergencia, lo mismo que su distribución en las farmacias, inclusive en su modalidad gratuita para mujeres de muy bajos recursos económicos. Como católicos y católicas, creemos que todas las mujeres deberían tener acceso inmediato y no prejuicioso a la anticoncepción de emergencia. Este tipo de anticoncepción, debidamente utilizado, resulta ser un buen método para prevenir los embarazos no planeados.

Mediante este veto, el presidente Zelaya reconoce, de manera justa, que la anticoncepción de emergencia  es una opción anticonceptiva legítima y necesaria para las mujeres. El veto del presidente rechaza las afirmaciones de quienes insisten en los efectos abortivos de la anticoncepción de emergencia. Así mismo, recordó los derechos de las mujeres hondureñas inscritos en la Constitución, la ley de equidad y de oportunidades y en un sinnúmero de Leyes Internacionales y Convenciones Internacionales que reconocen el derecho de la mujer a decidir sobre el número de hijos y el espacio entre cada uno de ellos.

Este veto constituye una victoria sobre la posición de los obispos católicos de Honduras y conservadores religiosas quienes han promovido una campaña de  desinformación sobre la contracepción de emergencia y quienes utilizan constantemente su poder y su influencia para impedir sólidos avances en el campo de los derechos  reproductivos y de salud. Felicitamos a todas y a todos quienes han trabajado de manera incansable sobre este tema. Les deseamos también, muchos y sonados éxitos en el futuro.

 

Catholics for Choice shapes and advances sexual and reproductive ethics that are based on justice, reflect a commitment to women's well-being and respect and affirm the capacity of women and men to make moral decisions about their lives.