Letters & Op-Eds 2014

Consequencias al redefinir la libertad religiosa

No debe haber una prueba religiosa para trabajar como empleada de una tienda de artesanías o como fabricante de gabinetes. Ni tampoco debe haber una prueba religiosa para poder tener acceso a una atención médica básica que incluya anticonceptivos.

Sin embargo, eso es lo que algunos extremistas religiosos están pidiendo: redefinir la libertad religiosa para poder pisotear las conciencias de los demás.

Hobby Lobby Inc. y Conestoga Wood Specialties Corp., empresas con fines de lucro, argumentaron el 25 de marzo ante la Corte Suprema que las creencias religiosas de un jefe de una empresa o cualquier otro empleador importan más que las creencias de sus empleados. De tener éxito, el resultado sería que todo trabajador estaría sujeto a los dictamenes religiosos de su jefe.

Esto es una campaña por parte de conservadores religiosos, incluida la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos, quienes tratan de derribar uno de los beneficios dentro de la ley conocida como Obamacare. Ese beneficio requiere que las pólizas de seguro médico incluyan cobertura, sin copago, de anticonceptivos.

Los obispos no han logrado convencer a los católicos a someterse a su interpretación ultraconservadora de las enseñanzas de la iglesia. Así que ahora recurren a la Corte Suprema, pidiéndole imponer sus políticas restrictivas a todos, católicos y no católicos por igual.

Hay 15 obispos en Texas y 7.1 millones de católicos que creen y respetan la tradición de justicia social de nuestra fe. La mayoría de los católicos laicos también respetan el derecho de una mujer a seguir su conciencia. De hecho, el 99% de las mujeres católicas sexualmente activas usan un método anticonceptivo prohibido por el Vaticano.

Por otra parte, una encuesta hecha en el 2013 para el Fondo de Educación de Texas Freedom Network, encontró que el 68% de los votantes registrados en Texas y el mismo porcentaje de católicos, creen que el acceso a la planificación familiar y al control de natalidad es importante. Además, el 56% de los votantes registrados se oponen a permitir que empleadores le nieguen a sus trabajadores cobertura de control de natalidad en sus seguros médicos.

Sin embargo, las mujeres de Texas han visto a políticos y a otros grupos emprender una campaña para limitar sus opciones de salud reproductiva.

“Hoy quizás yo sea la victima, pero mañana puede ser usted”,el católico John F. Kennedy le recordó a los ministros protestantes que se reunieron para su discurso en Houston en 1960.
Mientras que los trabajadores de Hobby Lobby y Conestoga podrían ser víctimas de discriminación religiosa por sus jefes si sus demandas tienen éxito, las ramificaciones de estos casos podrían hacerle daño a muchas más personas.

Miller es presidente de Texas Freedom Network, que apoyan la libertad religiosa. Hutchinson es directora de Catholics for Choice, que avanzar una ética sexual y reproductiva que se basa en la justicia

This was originally published by Ahora Si.